6_edited.jpg

Condenado
En una época en la que no había cine ni fútbol, dar muerte a un reo era un entretenimiento que nadie quería perderse, y además servía para adoctrinar. Había empujones y pisotones para ver al condenado y las ventanas se alquilaban para tener una buena vista, como hoy pasaría con una boda real. ¡Increíble! ¿verdad?
Pero, no todos morían igual: nobles, clérigos, militares... había privilegios y diferencias.
¿Sabes que le pasó al famoso bandolero Serrallonga? ¿o por qué fue condenado a cruelísima muerte Joan de Canyamars? ¿Y dónde murió la vampira del Raval?
Ven a descubrir la ruta más macabra y muchas historias más, sobre los condenados más populares



            Plaza del Ángel, junto a la pastelería La Colmena
          
            2 horas aproximadamente

            12€ persona en grupo abierto
         140€ grupo cerrado

carterita.png
hora.png
ubicacion barcelona-mania